Skip to main content

En diciembre del 2022 a los pocos días de regresar del Canadá a Colombia, fui convocada por mi colega Pablo Ovando. Al llegar a su taller, Pablo empezó a desenvolver unas cabezas Precolombinas en barro de un cliente que le había pedido instalar en un espacio. Las tomé en mis manos, una a una. Algo en la porosidad del material, la memoria depositada en ellas, la sensación que emanaban sobre mis manos, me regresó en el tiempo.

Fotos: Ankasi Camilo Salazar

En ese momento reconocí las caras de mis ancestros y me sorprendió como un objeto tiene la capacidad de servir como puente de comunicación entre generaciones y espacios temporales tan inmensos. El acto de sostener estas piezas en mis manos me dio la instrucción que necesitaba para desarrollar el proyecto final de mi tesis de maestría.

Pude sentir la vida en estos objetos y tuve la sensación que debía regresar a mi taller y desarrollar una serie de rostros de mis ancestros que me ayudarían a saber quién era y de donde venía.

Las proporciones utilizadas por los maestros artesanos Precolombinos habla de una relación íntima con la naturaleza. En el mundo occidental se conocen las proporciones harmónicas en la naturaleza como proporciones áuricas. Los orfebres Precolombinos entendían este concepto y lo plasmaban en su trabajo.

Al hacer estos rostros, poco a poco, fui entendiendo algo más sobre estas proporciones y los contrastes de texturas utilizadas en la antigüedad. La búsqueda del conocimiento a través del hacer es un proceso de perseverancia en el que la línea se vuelve más distintiva y las proporciones más exactas, a medida que se obtiene más experiencia.

No tuve mucho tiempo para apreciar estos rostros que tenía Pablo en su taller. Sin embargo, pude guardar la información que me querían transmitir a través de la intuición y la escucha con las manos y el importante órgano del corazón. Las piezas hechas por nuestros ancestros Precolombinos tienen la capacidad de guardar una memoria y un legado generacional que a su vez nos sirve para replantear las formas a través de las cuales como orfebres contemporáneos podemos guardar y continuar este legado.